PRESIDENTE DE UN PAÍS MIEMBRO DEL G7

 

 

La Economía como factor fundamental a nivel mundial ha venido sufriendo grandes variaciones que consecuentemente también ha traído cambios a la forma en que se desarrolla el mundo en general. Si bien es cierto que es indispensable mantenerla estable y equitativa, ha sido imposible lograr la total perfección de este sistema respecto al desarrollo mundial debido a muchos factores influyentes como es el caso de la globalización, las ineficacias de planes de acción económicos, la falta de honestidad de los encargados de distribuir el capital, entre muchos otros factores.

 

Ahora bien hay que mirar más a fondo sobre los trastornos económicos y sus derivados si queremos llegar a conclusiones más claras y concretas para dar solución a estos mismos. Por ello hay que hacer un análisis y enfocar de manera directa y precisa tanto aquellos obstáculos que imposibilitan el buen desarrollo económico como las soluciones que puedan dárseles a estas problemáticas. De igual manera también es una finalidad mostrar el apoyo, las bondades y grandes soluciones que pueden aportar los miembros del G7 no solo a la economía internacional, sino también a los países tercermundistas y marginados que de igual manera, forman parte del mundo y las acciones que en el se den.

 

Como es de conocimiento internacional, el G7 es el grupo conformado por los presidentes de los países mas ricos del mundo, no obstante muchos consideran generalmente que al ser países desarrollados y poderosos económicamente han de ser supuestamente egoístas o mas bien, naciones con exceso de poder, pero tengo que decir que si bien han de ser mas desarrollados que otros países es por que se han definido estrategias económicas altamente efectivas que se evidencian en su actual estatus. No obstante cabe destacar que en el sistema económico mundial la participación de un país puede influir en los demás, de lo cual son ejemplo la variación en las divisas, los tratados de libre comercio, las relaciones de dependencia entre las naciones, entre otros.

 

Tomando en cuenta todos los factores de ámbito económico, debo decir que contrario a lo que pensaran algunos, los países del  “primer mundo” no son responsables de la pobreza que hay en los países del llamado “tercer mundo”, por que debemos tener en cuenta que “cada quien recoge lo que siembra”, con esto quiero decir que si bien son países pobres, hay que saber que si llegaron a ese estado es debido a la poca efectividad de sus politicas económicas o a la deshonestidad de sus respectivos mandatarios o cualquier persona con acceso al capital nacional. Ahora bien es posible que haya países pobres que lo sean no por politicas ineficaces o deshonestidad sino por que sencillamente no tienen los recursos necesarios para salir de ello ya sea por su ubicación geográfica o por el gasto obligado de sus recursos. Estas situaciones han de ocupar un sitio importante en los planes de los países desarrollados no solo a nivel político y económico, sabiendo que la situación de estos países puede afectar la economía internacional, sino también a nivel social ya que mantener relaciones estables con las demás naciones es una prioridad para el G7.

 

Habiendo mencionado lo anterior, y enfocándonos en una posición realista, hay que decir que nos hemos encontrados con hechos que dificultan los programas de desarrollo que el G7 plantea aplicar en los países tercermundistas. Dichas dificultades se presentan en los aspectos político y social. A nivel político esta la negativa de países a aceptarla pues consideran que supuestamente los llevara al estado de dependencia, mientras que a nivel social el problema es la mala relación que haya entre los países además de la poca credibilidad que tengan las personas hacia el país prestamista.

 

No obstante hay que dejar en claro la fuerte solidaridad que tiene el G7 para con estos países, y por ello va a seguir en la insistencia en pro de mejorar la situación de estos países. No decimos que serán países desarrollados inmediatamente pero si se busca que los países tercermundistas abandonen ese mismo estatus de pobreza y miseria y lleguen a ser países competentes para la economía internacional, pues bien sabemos que esto fácilmente conllevara a una gran mejora de la situación mundial y con ello podremos disipar los distintos problemas que ha traído la globalización.

 

 

En búsqueda pues de estos beneficios, el G7 se plantea los siguientes planes de acción para llevar a cabo el objetivo:

 

– Mayor inversión en los aspectos sociales de los países, mejorando la calidad de vida de sus habitantes y facilitando la economía propia del país.

 

– Aporte mensual de capital para apoyar proyectos educativos, basandose en una alianza de intercambios entre los países involucrados.

 

– Promoción de campañas internacionales que establezcan sentimientos de hermandad y apoyo entre los países.

 

– Mayor inversión en la siembra de árboles y limpieza de aguas, además de la reducción en la emisión de gases, todo esto con el fin de generar un medio ambiente más sano y propicio para la conservación del planeta.

 

 

Por otra parte, hay que analizar también el tema de la globalización, pues ya se han presenciado sus efectos negativos que han de resultar nefastos para la población mundial. Si bien la globalización ha sido efectiva en ciertos aspectos, también hay que ver que ha sido un gran problema en otros aspectos, pero no obstante, esto no significa que sea imposible de combatir, al contrario, sus efectos negativos pueden ser contrarestados pero si, y solo si, hay una buena organización a nivel internacional dispuesta a erradicar dichos problemas.

 

Y es que hay que tener en cuenta que el proceso de globalización si bien trae un gran beneficio en el proceso económico mundial lo cual ayuda a combatir los índices de pobreza, este deja marginados completamente a aquellos sectores que requieren de la intervención del Estado, lo cual deja en claro que para poder permitir los avances positivos de la globalización sin que perjudique a otros, es necesario que haya intervención en cada uno de los gobiernos por parte de estos y de los organismos internacionales de tal manera que se puedan redistribuir los beneficios obtenidos y se compense a los sectores que se vean afectados.

 

Para ello entonces se podría plantear la idea de conformar una organización internacional formada por representantes de cada uno de los países, de tal manera que ninguno se vea marginado, siendo así que se invierta un determinado capital por parte de los países que tengan el mayor porcentaje de ingresos y que a su vez tengan necesidades en menor proporción, para así poder destinar estos fondos a los sectores mundiales afectados, esto con el aval y apoyo de su respectivo gobierno para que así se reduzcan de forma progresiva los efectos negativos de la globalización.

 

Concluyendo esto queda por decir que el G7 podría ser la entidad base para la distribución de fondos que permitan el buen desarrollo de la economía mundial al tiempo de que ningún sector se vea afectado y/o marginado por este proceso. Es tal la situación que para lograr dicho objetivo se requiere de la atención y apoyo de cada una de las naciones y entidades internacionales, pues como es a conocimiento de todos la unión hace la fuerza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: